A principios de los años sesenta del pasado siglo, la Organización Internacional del Café (ICO) instituyó un código identificativo para cada país exportador que, seguido del código de exportador y del número de embarque, se estampa desde entonces en cada saco de café. Como pequeño homenaje a la historia del saco de café, Cafés El Magnífico quiere contribuir perpetuando esta ya tradicional numeración.
CAFÉ LA COLOMBIA
Colombia
03
Colombia
Catalina Vasquez
Antioquia
Ciudad Bolívar
1.650 – 1.930 msnm
Caturra
Lavado y secado mecánico
0,32 €. / taza

CAFÉ LA COLOMBIA

Desde 10,00 a 40,00

Limpiar
COSTE DE UNA TAZA DE CAFÉ EN CASA
¿Sabes lo que te cuesta un café de calidad preparado en casa?
Utilizando 8 grs. (medida habitual) bebe una taza de este extraordinario café por 0,32 €.
LA FINCA
Finca Colombia está ubicada en la región de Antioquia, donde el café se introdujo por primera vez en Colombia hace más de 180 años. Muchos climas y micro-suelos diferentes están presentes en esta región, lo que ofrece una interesante diversificación en cuanto a variedades cultivadas. El terroir de Ciudad Bolívar, al suroeste de Antioquia, otorga gran importancia a la producción de café ya que representa un medio de sustento, progreso y evolución para miles de familias que han estado trabajando en el arte de la producción durante generaciones.
Esta finca se encuentra en esta región y está dirigida por Catalina Vásquez, una apasionada productora que forma parte de esta joven generación de colombianos que quieren dar nueva vida a la industria cafetera. Siendo la cuarta generación de su familia en cultivar café, Catalina ha querido adoptar un enfoque diferente para la venta de su grano al tratar de colaborar directamente con un comprador internacional en lugar de vender toda su producción a las cooperativas que rodean su región.
Hace tres años Catalina vino a Cafés el Magnífico con una mochila a sus espaldas llena de muestras de café. Nos explicó su historia y cómo quería empezar a llevar su finca a otro nivel y que quería vender su café de especialidad en Europa. Nosotros no importamos pero con mucho gusto le dijimos que cataríamos sus muestras y le enviaríamos las notas de cata, y los cafés resultaron ser excelentes. Unos años más tarde hemos recibido muestras de Colombia y para nuestra grata sorpresa (puesto que catamos a ciegas) los cafés provienen del esfuerzo y pasión de esta joven productora. Estamos muy orgullosos de poder ofrecer a nuestros clientes uno de sus cafés y contentos de ver que ha conseguido su propósito.
BENEFICIO
Después de recolectadas las cerezas son llevadas al beneficio húmedo donde pasan por una despulpadora para eliminar la mayor parte de su capa de piel y pulpa. El café es puesto en tanques de agua limpia donde se elimina cualquier resto de pulpa a través de 30h de fermentación. Este proceso además de “limpiar” el pergamino ayuda a convertir los azúcares en ácidos.

Posteriormente los granos son lavados para quitar de los residuos restantes y son secados mecánicamente.
NOTA DE CATA
Fragancia muy dulce, pastel, hojaldre y salsa de carne dulce. Aroma a confitura. Sabor a fresa y nuez moscada.
ORIGEN
Desde 1850 el cultivo del café se extendió desde Santander hacia otras regiones, particularmente hacia Antioquia. Este desplazamiento se hizo más efectivo entre 1874 y 1900 y recibió un particular impulso con la inauguración del Ferrocarril de Antioquia en 1893, que ofreció a los nuevos caficultores facilidades para transportar sus cosechas. Desde 1875 y hasta 1925 Antioquia se convirtió en el mayor productor de exportación. Hacia finales de la década de los 20, el café representaba casi el 75% de la exportación total del país. En 1890 Colombia exportaba aproximadamente 300.000 sacos al año y a principios de 1930 ya exportaba más de 3 millones. Hoy Colombia exporta 12 millones de sacos al año.

Hoy en día, Antioquia promueve el Campamento de Café de la Nueva Generación que se celebra en un extenso parque a las afueras de Medellín, capital de la región. Este campamento ofrece a los jóvenes caficultores (entre 20 y 30 años) la oportunidad de mejorar la calidad de sus cafés al aprender acerca de los métodos de elaboración, fermentación, y de como catar, pero también tienen la oportunidad de socializar con otros productores de café más experimentados.

También aprenden acerca de cómo promover sus fincas mediante la construcción de identidad de marca, utilizando medios de comunicación social, y la comprensión de lo que ocurre con el café desde que sale de la finca (es decir, la labor de los exportadores, importadores, tostadores, y más.) También reciben lecciones prácticas en habilidades barista.