A principios de los años sesenta del pasado siglo, la Organización Internacional del Café (ICO) instituyó un código identificativo para cada país exportador que, seguido del código de exportador y del número de embarque, se estampa desde entonces en cada saco de café. Como pequeño homenaje a la historia del saco de café, Cafés El Magnífico quiere contribuir perpetuando esta ya tradicional numeración.
Café HUNDA VILLAGE
Origen
Sr. Filipe Babo + 18 caficultores
Sr. Filipe Babo + 18 caficultores
Letefoho
Hunda Village
1.300 msnm
Typica e Híbrido de Timor
Lavado
0,30 €. / taza

Café HUNDA VILLAGE

Desde 9,50 a 38,00

Limpiar
COSTE DE UNA TAZA DE CAFÉ EN CASA
¿Sabes lo que te cuesta un café de calidad preparado en casa?
Utilizando 8 grs. (medida habitual) bebe una taza de este extraordinario café por 0,30 €.
LA FINCA
Este pequeño lote está producido por 18 pequeños propietarios que residen en la aldea de Hunda, al sudoeste del más nuevo país independiente de Asia, Timor Oriental. Las fincas se encuentran a una altitud de 1.300 m sobre el nivel del mar y los cafetos crecen bajo la sombra de Casuarinas que los protegen de la excesiva exposición solar. La mayoría de los varietales cultivados en estas fincas son Typica y Timor Hybrid.

Para recompensar el arduo trabajo de los caficultores, este micro-lote se compró a un precio 70% superior al precio mínimo de Comercio Justo y un $0.20/kg extra pagados al socio social de la importadora en Timor Oriental como contribución a proyectos de desarrollo comunitario, lo que mejorará la calidad de vida de los productores de café y de su comunidad.
BENEFICIO
Liderados por el Señor Filipe Babo, los miembros del grupo Hunda prestan gran atención a cosechar solo cerezas completamente maduras y evitar la contaminación del lote con cerezas defectuosas. Su mañana comienza temprano durante la temporada de recolección. Las cerezas se cosechan a mano y la colecta termina justo después del almuerzo para procesar todas las cerezas en el mismo día.

Toda la cosecha del día pasa por una selección por flote para eliminar los granos dañados por insectos seguidos por un despulpado (procesamiento húmedo) con una despulpadora tradicional que posee cada caficultor. A continuación el pergamino húmedo pasa por una nueva selección por flote y se fermenta durante 36 horas. Los granos se lavan, se secan al sol en lonas de secado y se descascarillan después del período de ‘curación’ de un mínimo de 30 días.

El café pergamino se descascarilla en una instalación propiedad de un tercero, pero la exportadora Café Brisa Serena toma el control total de la operación. Todos los granos se clasifican por color y por manos de mujeres locales. Terminada esta labor se empacan en bolsas Ecotact y de yute para exportar.
NOTA DE CATA
Fragancia a caldo, umami. Aroma a castaña. Muy sabroso, untuoso, pleno, redondo y sin acidez. Final a hojicha y pesado en boca.

Recomendado para cualquier tipo de cafetera.
ORIGEN
Timor Oriental no es un origen de cafés especiales muy conocido, pero la historia de su café se remonta al siglo XVIII cuando los portugueses trajeron cafetos a esta pequeña nación isleña.
Eso explica por qué los cafetos de Timor Oriental crecen silvestres y orgánicos en sus montañas. Sin embargo, solo recientemente Timor Oriental comenzó a producir cafés de calidad ‘especial’, pero su volumen de producción es inferior al 0.001% de la producción mundial.

Bajo la colonización portuguesa, los gobernantes locales (liurai) en cada distrito aseguraron que sus agricultores en las áreas montañosas plantaran cafetos en sus tierras y el café se convirtió en una exportación importante.

Durante la ocupación indonesia que comenzó en 1975, muchos cafetaleros abandonaron sus plantaciones por temor a los guerrilleros que acechaban tras los arbustos. Cuando en 2002 Timor Oriental finalmente se convirtió en una nación independiente reconocida internacionalmente, la mayoría de las fincas se habían convertido en bosques sin mantenimiento.

Agotados por los 24 años de guerra, las personas sufrieron condiciones de vida extremadamente pobres. Algunas aldeas comenzaron a vender cafés de nuevo, pero estaban mal pagadas y no tenían oportunidades ni equipo para agregar valor a su café.


La historia de la aldea de Letefoho

Para ayudar a mejorar la calidad de vida en una comunidad rural llamada Letefoho, una organización japonesa sin fines lucrativos Peace Winds Japan lanzó un proyecto de café en 2002 y proporcionó equipos de procesamiento y capacitación a los agricultores locales. El equipo creía firmemente que la iniciativa permitiría a la aldea producir cafés de mayor calidad y ver un aumento en los ingresos de las familias que necesitaban satisfacer las necesidades diarias básicas.

3 toneladas de café de 30 caficultores fueron empacados con esperanza y enviados a Japón en el primer año del proyecto. El proyecto creció constantemente cada temporada con felices tostadores y bebedores de todo el mundo. Actualmente, el proyecto alcanza aproximadamente 150 toneladas de exportación y respalda a 700 familias productoras de café. Este proyecto fue entregado a Café Brisa Serena (CBS), una empresa de negocios sociales de Peace Winds Japan, en 2011.