A principios de los años sesenta del pasado siglo, la Organización Internacional del Café (ICO) instituyó un código identificativo para cada país exportador que, seguido del código de exportador y del número de embarque, se estampa desde entonces en cada saco de café. Como pequeño homenaje a la historia del saco de café, Cafés El Magnífico quiere contribuir perpetuando esta ya tradicional numeración.
Café EL SUYATAL
Nicaragua
17
El Suyatal
Olman Valladarez
Nueva Segovia
Dipilto
1.200 – 1.500 msnm
Caturra Rojo
Honey
0,48 €. / taza

Café EL SUYATAL

Desde 15,00 a 60,00

Limpiar
COSTE DE UNA TAZA DE CAFÉ EN CASA
¿Sabes lo que te cuesta un café de calidad preparado en casa?
Utilizando 8 grs. (medida habitual) bebe una taza de este extraordinario café por 0,48 €
LA FINCA
Luis Emilio Valladarez ha estado en el negocio del café durante 60 años cuando compró una pequeña finca llamada Buenos Aires además de otras dos llamadas: La Laguna y El Suyatal. En 2017 decidió construir su propia planta de procesamiento, Cafetalera Buenos Aires, con el objetivo de controlar la producción y exportación de sus cafés.
Hoy en día trabaja junto con su hijo Olman, una colaboración familiar que comenzó en 2004 cuando este decidió unirse a su padre y a su hermano en la administración de las fincas.

El Suyatal es la finca más alta de Cafetalera Buenos Aires que está a más de 1.500 metros sobre el nivel del mar en el municipio de Buenos Aires, en las montañas Dipilto, lugar que cuenta con un microclima que favorece la producción de cafés especiales. Los Valladarez producen las variedades Caturra, Maracaturra y Villa Sarchí

Los cafetos se plantan en suelos arenosos bajo sombra de árboles autóctonos con fertilización de suelos y plantas respetando el medio ambiente. Los productores llevan a cabo un control completo de las enfermedades y un monitoreo constante de las etapas de producción. Su principal objetivo es llevar a cabo un trabajo exhaustivo en términos de calidad con el fin de desarrollar relaciones de confianza con sus clientes.

BENEFICIO
El mucílago de la cereza del café es pegajoso y viscoso, por lo que a veces se llama "miel" (honey). El café es despulpado y se pone a secar con el mucilago adherido al grano. Las cerezas de café son recogidas, clasificadas, despulpadas, y luego se trasladan a patios o camas de secado durante dos o tres semanas.

Debido a que ocurre un poco de fermentación en el corto tiempo de secado del mucílago, los cafés procesados de esta manera presentan un poco más de acidez que los cafés Pulped Naturals (lavados a presión – muy común en Brasil), pero significativamente menos acidez que cafés lavados o naturales.
NOTA DE CATA
Fragancia a pimienta negra, especies y caramelo. Aroma a miel y caramelo con un fondo cítrico. Sabor meloso, un poco alimonado, amplitud de sabor y muy dulce.
ORIGEN
Mientras que muchos países centroamericanos fueron descubiertos como productores de café de especialidad durante los años ochenta, Nicaragua todavía era desconocida en la industria en ese momento. Las dificultades políticas y económicas durante este período, como las turbulentas dictaduras, las revoluciones sandinistas, la guerra civil y la era comunista, crearon un alto grado de inestabilidad política y corrupción, que afectó al sector productivo de Nicaragua, incluida la industria cafetera.
Durante el gobierno sandinista, el estricto control económico obligó a los agricultores a vender a precios muy bajos, lo que resultó en una incapacidad para reinvertir en sus fincas. Esto llevó la calidad de la producción de café a niveles bajos. Esto llegó a su fin con el gobierno sandinista, durante la década de 1990, cuando se celebraron elecciones libres. La paz asumió el control político y económico, y surgieron nuevos incentivos para que el capital fluyera hacia la industria del café.
Se han creado nuevos programas que han empujado a los caficultores hacia técnicas innovadoras de producción y procesamiento, elevando la calidad de su café y convirtiendo a Nicaragua en un actor importante en la industria del café especial.
La mayoría de los cafés de Nicaragua provienen de tres regiones dentro de las montañas centrales del norte: Jinotega, Matagalpa y Nueva Segovia. Jinotega es el mayor productor, seguido por Matagalpa y Nueva Segovia, y todos producen deliciosos cafés con características propias.
Nicaragua se adhirió al programa de la Taza de la Excelencia en 2002, lo que ayudó a la imagen internacional del país como productor de cafés de calidad. Nuestro director Salvador Sans participó en aquel concurso (también el 2012) y compró parte del lote ganador.