A principios de los años sesenta del pasado siglo, la Organización Internacional del Café (ICO) instituyó un código identificativo para cada país exportador que, seguido del código de exportador y del número de embarque, se estampa desde entonces en cada saco de café. Como pequeño homenaje a la historia del saco de café, Cafés El Magnífico quiere contribuir perpetuando esta ya tradicional numeración.
Café CEIBA
Guatemala
11
Un grupo de pequeñas fincas
Unión de pequeños productores
Huehuetenango
La Libertad, La Democracia, Jacaltenango, San Pedro Necta, Cuilco.
1.500 msnm
Caturra, Bourbon, Typica, Catuai, Catimor, Sarchimor, Pache, Pacamara
Lavado
0,24. € / taza de café.

Café CEIBA

Desde 7,50 a 30,00

Limpiar
COSTE DE UNA TAZA DE CAFÉ EN CASA
¿Sabes lo que te cuesta un café de calidad preparado en casa?
Utilizando 8 grs. (medida habitual) bebe una taza de este extraordinario café por 0,24 €.
LA FINCA
Uno de nuestros importadores de referencia ha creado un proyecto conjuntamente con Café Unitrade llamado Ceiba que es el árbol nacional del país como también, en las culturas mayas y mesoamericanas simbolizaba la conexión entre la tierra y el cielo. El lote Ceiba de Huehuetenango es un café comunitario que invierte en fuentes sostenibles para beneficiar a un gran grupo de productores.

Por otro lado, Café Unitrade mantiene una estrecha conexión con los productores y está activo en la mejora de la infraestructura regional del café. Después de la epidemia de la roya (una enfermedad que sufre la planta debida a un hongo) hace varios años, Huehuetenango aún se está recuperando y el apoyo de Unitrade a los productores ha sido crucial para mantener las fincas familiares en funcionamiento.
BENEFICIO
Después de la recolecta, las cerezas son llevadas al beneficio húmedo, pasando por una despulpadora para eliminar la mayor parte de su capa de piel y pulpa. El café es puesto en tanques de agua limpia donde se elimina cualquier resto de mucílago a través de la fermentación. El proceso de fermentación además de “limpiar” el pergamino, también ayuda a convertir los azúcares en ácidos.
Finalmente los granos son lavados para desprender de residuos restantes, última etapa antes de su secado al sol.
NOTA DE CATA
Fragancia fresca a frutos negros, cacao y dulce. Limpio y sedoso. Sabor a uvas negras, chocolate y acidez málica.
ORIGEN
Mientras el café llegaba a Guatemala a fines del siglo XVIII, como ocurre con gran parte de las colonias de América Central y del Sur, su cultivo empezó a ganar fuerza en la década de 1860, con la llegada de inmigrantes europeos alentados por el gobierno guatemalteco a establecer plantaciones.

Las semillas y los esquejes de café se distribuyeron como un estímulo, ya que la principal cosecha de exportación del país (índigo) había fracasado recientemente, dejando a la población algo desesperada para encontrar un reemplazo agrícola. A fines del siglo XIX, Guatemala exportaba más de 140 toneladas de café al año. Hasta 2011, se encontraba entre los cinco mayores productores de café del mundo, aunque en los últimos años ha sido superado por Honduras.

Un gran porcentaje de la población de Guatemala, y por lo tanto también el sector cafetero, se identifica con uno de los más de 20 grupos indígenas reconocidos oficialmente y la mayoría de los agricultores son pequeños caficultores que trabajan independientemente entre sí, o formalmente afiliados en asociaciones cooperativas.

En 1960, los cafetaleros desarrollaron su propio sindicato, que desde entonces se ha convertido en el instituto nacional de café Anacafé (Asosiación Nacional del Café), un centro de investigación, agente de mercadeo y organización financiera que ofrece préstamos y ofrece apoyo a los productores de las distintas regiones.

El café de Ceiba proviene de la reconocida región de Huehuetenango que es famosa por sus montañas en cascada, su exuberante vegetación, sus altas altitudes, bosques densos y, por supuesto, la calidad y diversidad de sus cafés.

Gracias a los vientos secos y calurosos que soplan en las montañas de la llanura de Tehuantepec, México, la región está protegida de las heladas, permitiendo que las tierras altas de Huehuetenango sean cultivadas hasta 2.000 metros.

La extrema lejanía de Huehuetenango prácticamente requiere que todos los productores beneficien su propio café. Afortunadamente, la región tiene un número casi infinito de ríos y arroyos, por lo que un molino se puede colocar en casi cualquier lugar.