A principios de los años sesenta del pasado siglo, la Organización Internacional del Café (ICO) instituyó un código identificativo para cada país exportador que, seguido del código de exportador y del número de embarque, se estampa desde entonces en cada saco de café. Como pequeño homenaje a la historia del saco de café, Cafés El Magnífico quiere contribuir perpetuando esta ya tradicional numeración.
Café Las Terrazas
Guatemala
11
Las Terrazas
María Elena Vides y Renardo Ovalle
Huehuetenango
La Libertad
1.750 – 2.100 msnm
Pacas y San Ramón
Lavado
0,29. € / taza de café.

Café Las Terrazas

Desde 9,00 a 36,00

Limpiar
COSTE DE UNA TAZA DE CAFÉ EN CASA
¿Sabes lo que te cuesta un café de calidad preparado en casa?
Utilizando 8 grs. (medida habitual) bebe una taza de este extraordinario café por 0,29 €.
LA FINCA
En 1958, Jorge Vides Molina, el abuelo de la familia, fundó la Finca La Bolsa; compró esta tierra ubicada en La Libertad, Huehuetenango, que entonces estaba cubierta de bosques, y procedió a cultivar variedades de café Bourbon y Caturra. Su primera modesta cosecha rindió entre 45 – 90kg de café pergamino.
Siendo un médico a tiempo completo, trabajando de lunes a viernes y constantemente programando visitas a sus pacientes de varias regiones del país, la finca era su verdadero pasatiempo. Su pasión por la salud le llevó a convertirse en director del Hospital Nacional de Huehuetenango, que hoy lleva su nombre.
Su sentido humanitario se extendió más allá de la producción de café. En 1980, fundó una escuela que todavía funciona en la finca, que desde entonces lleva su nombre y está autorizada por el Ministerio de Educación. Cuatro años más tarde, Anacafé le nombró 'Distinguido Productor de Café' debido a su contribución a la excelencia de la caficultura guatemalteca.
Don Jorge adquirió las fincas vecinas Las Terrazas y El Rincón, y como la Bolsa es la única de sus fincas con instalación para beneficiar el café, las cerezas de estas dos nuevas fincas se benefician todas en la finca La Bolsa.
En 1995 Sr. Vides fallece y en 2001 su hija María Elena y su nieto Renardo Ovello toman el mando de la heredad y siguen cosechando cafés como lo hacía Sr. Vides. En 2002 participaron por primera vez en el Cup of Excellence y quedaron en segundo lugar! Eso fue una gran motivación para ellos y a partir de entonces empezaron a establecer relaciones directas con compradores internacionales y a buscar nuevas maneras de producir cafés de la más alta calidad.
Según María Mercedez Domingues, gerente de operaciones, algunos de sus cafetos tiene 30 años de edad pero están muy bien podados y preservados.


BENEFICIO
La estación de lavado (y también finca) La Bolsa se llama así porque se encuentra entre grandes montañas. Tiene su propia agua de manantial y dos ríos atraviesan la propiedad, dejando en la isla central el patio de secado, el beneficio, la finca y la escuela. Pueden donar el exceso de agua de los ríos y arroyos de sus tierras a las comunidades cercanas y con eso y otras implementaciones han logrado la certificación Rainforest Alliance.

Las cerezas son cosechadas manualmente entre diciembre y abril pero su auge se da entre finales de febrero a principios de marzo. Son trasladados en el mismo día al beneficio húmedo situado en la finca La Bolsa.

Primero son lavados con agua de los ríos cercanos y a continuación se utiliza maquinaria para despulparlos y ponerlos a fermentar en tanques de agua. Luego los granos son clasificados por densidad y reposados-lavados con agua corriente limpia. Finalmente los granos son trasladados a patios de secado y gracias a los rayos de sol se alcanza el grado de humedad deseado final ideal.
NOTA DE CATA
Fragancia a levadura y fruta tropical. Aroma muy penetrante a chocolate con mandarina y flores. Notas a té negro con rosas, uva pasa y canela. Muy untuoso, cuerpo denso, de acidez moderada y final muy nítido.
ORIGEN
Mientras el café llegaba a Guatemala a fines del siglo XVIII, como ocurre con gran parte de las colonias de América Central y del Sur, su cultivo empezó a ganar fuerza en la década de 1860, con la llegada de inmigrantes europeos alentados por el gobierno guatemalteco a establecer plantaciones.

Las semillas y los esquejes de café se distribuyeron como un estímulo, ya que la principal cosecha de exportación del país (índigo) había fracasado recientemente, dejando a la población algo desesperada para encontrar un reemplazo agrícola. A fines del siglo XIX, Guatemala exportaba más de 140 toneladas de café al año. Hasta 2011, se encontraba entre los cinco mayores productores de café del mundo, aunque en los últimos años ha sido superado por Honduras.

Un gran porcentaje de la población de Guatemala, y por lo tanto también el sector cafetero, se identifica con uno de los más de 20 grupos indígenas reconocidos oficialmente y la mayoría de los agricultores son pequeños caficultores que trabajan independientemente entre sí, o formalmente afiliados en asociaciones cooperativas.

En 1960, los cafetaleros desarrollaron su propio sindicato, que desde entonces se ha convertido en el instituto nacional de café Anacafé (Asosiación Nacional del Café), un centro de investigación, agente de mercadeo y organización financiera que ofrece préstamos y ofrece apoyo a los productores de las distintas regiones.

El café de Las Terrazas proviene de la reconocida región de Huehuetenango, justo al lado de otro afamado origen de café, El Injerto. Huehuetenango es famoso por sus montañas en cascada, su exuberante vegetación, sus altas altitudes, bosques densos y, por supuesto, la calidad y diversidad de sus cafés.

De las tres regiones no volcánicas de Guatemala, Huehuetenango es el cultivo más alto y seco. Las Terrazas está cerca de la frontera mexicana en una cordillera donde las temperaturas son estables, pero bastante frescas. Gracias a los vientos secos y calurosos que soplan en las montañas de la llanura de Tehuantepec, México, la región está protegida de las heladas, permitiendo que las tierras altas de Huehuetenango sean cultivadas hasta 2.000 metros.

La extrema lejanía de Huehuetenango prácticamente requiere que todos los productores beneficien su propio café. Afortunadamente, la región tiene un número casi infinito de ríos y arroyos, por lo que un molino se puede colocar en casi cualquier lugar.

CERTIFICACIÓN RAINFOREST ALLIANCE