A principios de los años sesenta del pasado siglo, la Organización Internacional del Café (ICO) instituyó un código identificativo para cada país exportador que, seguido del código de exportador y del número de embarque, se estampa desde entonces en cada saco de café. Como pequeño homenaje a la historia del saco de café, Cafés El Magnífico quiere contribuir perpetuando esta ya tradicional numeración.
Café HARTMANN
Panamá
29
Hartmann
Familia Hartmann
Renacimiento Chiquirí
Santa Clara
1.400 – 2.000 msnm
Catuaí
Honey | Suelo : Volcánico
0,30 € / taza.

Café HARTMANN

Desde 9,50 a 38,00

Limpiar
COSTE DE UNA TAZA DE CAFÉ EN CASA
¿Sabes lo que te cuesta un café de calidad preparado en casa?
Utilizando 8 grs. (medida habitual) bebe una taza de este extraordinario café por 0,30 €.
LA FINCA
CERTIFICACIÓN: Bird Friendly
Alois Strasil Hartmann, nacido en 1891 en la región de Moravia, en el entonces imperio austro-húngaro, sentó las bases de la Finca Hartmann fundada por su hijo Ratibor Hartmann en 1940. Alois llegó a Panamá en 1912 en busca de aventuras, lo que le hizo seguir las líneas de telégrafos hasta llegar a Volcán en lugar de quedarse en la ciudad de Panamá. Fue el primer residente de Volcán, donde se estableció, se casó con Susana Troetsch, hija de un inmigrante alemán y se hizo cargo de 2000 cabezas de ganado y 1000 burros para un tal Sr. Landberg. Comenzó una finca de café y luego se trasladó a Santa Clara, donde tenía otra finca de café, pero su verdadero interés estaba en la arqueología. Murió el 25 de mayo de 1970 a la edad de 78 años y todavía hoy es recordado y reconocido por su conocimiento de la zona y la arqueología panameña. Para la finca de café compró 500ha del gobierno panameño y le dio 100ha de esta tierra con bosques virgenes a uno de sus hijos, Ratibor Hartmann, que estaba trabajando con el ejército estadounidense en Ciudad de Panamá y convirtió esa tierra en la Finca Hartmann. En 1966 Ratibor se casó con Dinorah Sandí de Costa Rica. Juntos criaron a 5 niños, Ratibor Jr, Allan, Alexander, Aliss y Kelly. Hoy Finca Hartmann es una empresa familiar: cada miembro de la familia participa activamente en la gestión y desempeña una función diferente en el crecimiento, la producción y el turismo de la propiedad. El café para ellos es una forma de vida, su cultura, su familia: mucho trabajo, pero también mucho amor. Sus empleados regresan cada año, al igual que sus compradores, porque les gusta su visión: trabajar juntos con la naturaleza, trabajar la tierra sin destruirla. La finca consta de 2 sectores: Santa Clara Finca Hartmann y Ojo de Agua, ubicadas entre 1.300 y 2.000 metros sobre el nivel del mar con cerca de 100ha de reservas forestales que bordean el Parque Nacional de La Amistad. El café se cultiva bajo la sombra de los árboles de la selva nativa que han estado allí por muchos años. Los Hartmann intentan no cortar árboles, replantan árboles nativos y plátanos para mantener el ciclo natural y una tierra y fauna sanas. "Desde que mis padres comenzaron con esta finca, han trabajado la tierra con mucho amor y respeto. Estamos siguiendo sus pasos, amamos esta finca, amamos lo que hacemos, a pesar de las dificultades que uno podría enfrentar en el mercado, y tenemos la intención de pasar esta pasión a nuestros hijos". Aliss Hartmann
BENEFICIO
El mucílago de la cereza del café es pegajoso y viscoso y cargado de azúcares, por lo que a veces se llama "miel" (honey). Durante el beneficio honey, el café se seca con todo o parte del mucílago que queda adherido al pergamino que encasilla la semilla. Las cerezas de café son recogidas, clasificadas, despulpadas, y luego se trasladan a patios o camas de secado durante dos o tres semanas. Debido a que ocurre un poco de fermentación en el corto tiempo de secado del mucílago, los cafés procesados de esta manera presentan un poco más de acidez que los cafés Pulped Naturals (lavados a presión – muy común en Brasil), pero significativamente menos acidez que cafés lavados o naturales.
NOTA DE CATA
Fragancia a frutas al horno y aroma a mantequilla fundida. Muy elegante, sabores a caramelo de cola, ciruela pasa y frutas negras. Cuerpo pesado y untuoso.
ORIGEN
Cuando se escribe en chino, la palabra "crisis" se compone de dos caracteres: uno representa peligro y el otro representa oportunidad. Oportunidad es lo que un grupo de 7 caficultores de las zonas de Boquete y Volcán vio en 1996 durante la crisis internacional de bajos precios del café. En ese año nació la Asociación de Cafés Especiales de Panamá. Si no podían competir con los países productores en cantidades, podían hacer un giro y competir en calidad.
Hoy en día, son 30 miembros que exportan sus cafés a todo el mundo, y que además han sido galardonados con el reconocimiento mundial de calidad.
Chiriquí es una zona muy productiva de Panamá, sobre todo por su clima y sus suelos fértiles. Las tierras altas de Chiriquí están compuestas por dos áreas principales: Boquete y Volcán.
Boquete es para el café como Burdeos está para el vino. Esta localidad tiene una tradición centenaria en caficultura, es el distrito de café más antiguo del país y la tierra natal de uno de los cafés más apreciados en el mundo.