A principios de los años sesenta del pasado siglo, la Organización Internacional del Café (ICO) instituyó un código identificativo para cada país exportador que, seguido del código de exportador y del número de embarque, se estampa desde entonces en cada saco de café. Como pequeño homenaje a la historia del saco de café, Cafés El Magnífico quiere contribuir perpetuando esta ya tradicional numeración.
Café Benko Michicha
Etiopia
10
Benko Michicha
miles de pequeños productores
Sidama
Kercha
2.000 msnm
variedades endémicas
Lavado
0.32 €. / taza

Café Benko Michicha

Desde 10,00 a 40,00

Limpiar
COSTE DE UNA TAZA DE CAFÉ EN CASA
¿Sabes lo que te cuesta un café de calidad preparado en casa?
Utilizando 8 grs. (medida habitual) bebe una taza de este extraordinario café por 0.32 €.
LA FINCA
Benko Michicha es una cooperativa situada en la región de Oromia, pero que pertenece a la denominación de Sidama. Situada en el terruño de Kercha, ofrece cafés con un perfil muy diferente al de los cafés de Shakisso más achocolatados y dulces. Al igual que en Shakisso, en Benko Michicha encontramos un sistema agroforestal de semi-bosque, donde la producción de café se mezcla con otras producciones complementarias, como la miel o la madera.

La cooperativa reúne a 548 miembros (pequeños productores) con lotes entre 0.5 - 1 hectárea que totaliza 572 hectáreas en producción.
BENEFICIO
Las cerezas maduras se clasifican a mano por los mismos productores para eliminar los granos inmaduros y sobremaduros antes de ser despulpados y clasificados por densidad por una despulpadora de disco tradicional. El pergamino resultante se fermenta en agua durante 24 - 48 horas, dependiendo de las condiciones climáticas. Después se clasifican en canales de lavado por flujo de agua que los separan por densidad.

A continuación, es sumergido en agua fresca y limpia durante 12 - 24 horas antes de ser llevado a las parihuelas de secado.

Las primeras horas de secado se hace bajo sombra. Luego el café pergamino se pone a secar al sol durante unos 10 - 12 días en parihuelas elevadas, dependiendo de las condiciones meteorológicas. Los cafés se cubren con redes de sombra durante el mediodía y la noche.
NOTA DE CATA
Fragancia a chuchería, mandarina, fruta tropical y pan tostado. Aroma muy fresco y dulce a naranja, cacao y hierbas aromáticas. Sabor caldoso, mucha fruta madura, acidez equilibrada, cuerpo ligero y sedoso.
ORIGEN
Cuando nos introducimos en el mundo de los cafés lavados del sur de Etiopía - los nombres más famosos son Yirgacheffe y Sidama - entramos en un mundo sensorial especial y diferente de aquella a la que la mayoría de los bebedores de café están acostumbrados. Estos cafés, cultivados en gran parte de varietales autóctonos de Arábicas muy raros en casi cualquier otro lugar del mundo, presentan perfiles aromáticos intensos y a menudo extravagantes: limón, bergamota, flores, cacao y frutas de acidez brillante.
Entre los países productores de café, Etiopía tiene un estatus casi legendario no sólo porque es el "lugar de nacimiento" del café arábica, sino también porque es simplemente diferente a cualquier otro origen cafetero en el mundo. A diferencia de la gran mayoría de los países productores, el cafeto no fue introducido como cultivo comercial a través de la colonización. En cambio, el cultivo, el beneficio y el consumo de café son parte del estilo de vida cotidiano y lo han sido durante siglos, ya que los cafetos fueron descubiertos creciendo silvestres en los bosques y eventualmente cultivados para uso doméstico y comercial.

Desde una perspectiva ajena, esto se suma a la gran complejidad que hace que el café etíope sea tan difícil de comprender plenamente - cultural, política y económicamente, así como simplemente de manera culinaria. A esto se añade el hecho de que la diversidad genética del café aquí es inigualable a nivel mundial - hay un 99% más de material genético en el café de Etiopía que en el resto del mundo - y el resultado es un sueño para el amante del café: complejidad de sabores y aromas.

Otro aspecto único del café en Etiopía es que el consumo interno es muy alto ya que la bebida tiene un papel muy importante en la vida cotidiana de los etíopes. Aproximadamente la mitad de la producción anual de 6.5 millones de dólares del país se consume en el hogar, con aproximadamente 3.5 millones de sacos exportados.